El catering para una boda perfecta es uno de los aspectos que más se valora por parte de los invitados al evento. Por supuesto, cuando se planea un enlace matrimonial tratan de cuidarse todos los detalles, porque la intención de cualquier pareja es que su boda resulte perfecta. Sin duda, la elección del catering es uno de esos aspectos a los que se presta una gran atención. Ahora bien…

¿Existe alguna forma de saber cómo sería el catering para una boda perfecta?

Nosotros vamos a intentarlo con una propuesta que consta de 4 partes y que cumplirá cualquier expectativa que vuestros invitados puedan tener.

¡Vamos allá!

BIENVENIDA

En el banquete debe haber una progresión, no podemos llevar directamente a los invitados a las mesas. Ese proceso es el que cumple la Bienvenida. Una forma sencilla de recibir a los invitados es con una mesa de zumos naturales que les ayuden a abrir el apetito para lo mucho y bueno que viene después.

CÓCTEL

El siguiente paso es el cóctel, en el cual ya se sirven las primeras bebidas alcoholicas acompañadas de algunos aperitivos para ir abriendo boca. Mojitos y una selección de cervezas variadas de importación puede ser una gran elección como primer contacto con las bebidas alcoholicas, y en cuanto a los aperitivos, lo ideal es ofrecer variedades frías y calientes en suficiente cantidad, al menos media docena de cada uno de ellos.

BANQUETE

Poco a poco hemos ido avanzando y ya nos encontramos en la banquete. Las posibilidades son infinitas aquí, pero cualquier menú que se precie debe contener un entrante más ligero, un principal que resulte más contundente, y un postre. Todo ello complementado con café y licores para la sobremesa.

La elección de los platos que componen el banquete debe hacerse ofreciendo suficiente variedad como para que sean cuales sean los gustos de los comensales, encuentren opciones que les resulten atractivas. Cierto es que en muchos casos los nombres de los platos son de por sí tan apetitosos que en realidad harán dudar a más de uno en su elección, pero mucho mejor eso que no presentar un número demasiado limitado de platos.

BARRA LIBRE

No hay boda que se precie que no cuente con una barra libre de bebidas. A esas alturas de la celebración los invitados ya tienen el estómago lleno y lo que quieren es divertirse, por lo que poner un número de horas en las que puedan disfrutar de una selección de primeras marcas en bebidas alcohólicas será algo que agradezcan.

Básicamente esta es nuestra propuesta. Con un catering para bodas como este te aseguras de que las opiniones de tus invitados en relación a la comida y bebida serán positivas, ya que les habrás ofrecido tanto cantidad como calidad y además con la variedad necesaria como para que cualquiera que sean las preferencias de los comensales, siempre encuentren algo de su agrado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad