Contratar el catering para celebrar un cumpleaños puede ser la mejor idea que hayas tenido en mucho tiempo. Especialmente si lo que pretendes es que ese cumpleaños resulte memorable y quieras sorprender a la persona que cumple años con una celebración fuera de lo normal.

Todos cumplimos años, con mayor o menor agrado. Pero no cuenta tanto el paso del tiempo como saber que importamos a los demás, y muchas veces la forma que tienen de demostrárnoslo es con una fiesta de cumpleaños en la que nos sintamos arropados y rodeados de nuestros seres queridos.

Sin embargo, la rutina de las mismas celebraciones una y otra vez hace que este efecto pierda fuerza. Sabes que vas a estar rodeado de familia y amigos, que os vais a sentar en torno a una mesa a comer y beber y que vais a terminar recordando las mismas anécdotas de siempre.

Si el cumpleaños a celebrar es el de un niño no es tanto este caso como el intentar hacer un cumpleaños que se salga de lo tradicional. Tu hijo estará encantado de que sus amigos hablen durante los días siguientes de lo “chulo” que fue su cumple y de lo bien que se lo pasaron todos.

¿Cómo poder entonces celebrar un cumpleaños a lo grande que sea diferente a todos los demás?

La respuesta está en llevar la celebración más allá de la comida y la bebida.  Planear una escapada especial, o una actividad fuera de lo común que os genere un recuerdo distinto, y que haga de ese cumpleaños una fecha que volváis a mencionar una y otra vez con el paso del tiempo.

Una actuación musical, una excursión a un local de Realidad Virtual, una visita al circuito de karts, o a un escape-room…

Cualquiera que sea la idea que se te ocurra que se salga de lo tradicional es válida y hará de ese cumpleaños uno que sea motivo de conversación durante los días posteriores.

¿El problema? Que si dedicas todo tu tiempo a planificar una actividad especial, la preparación de la comida y bebida con la que agasajar a los invitados se complica.

Tienes que sacar tiempo extra para prepararlo todo a la vez que organizas los detalles del plan que hayais imaginado, o bien tienes que transportar esa comida y bebida hasta donde vayáis a hacer la celebración, con los problemas logísticos que eso conlleva. Y ya no quiero decirte si además necesitas decorar un espacio para la fiesta.

Es ahí donde tomas conciencia de lo útil y práctico que es contratar un catering para celebrar un cumpleaños.

El catering te permite disfrutar a tope de la actividad, organizarla debidamente con tus cinco sentidos puestos en ella y luego, con toda tranquilidad, tener una merienda/cena con tus invitados en la que saborear una exquisita comida.

Tus invitados o los de tu hijo se mostrarán encantados con el plan y la fiesta y tú te ahorrarás la poco agradable tarea de tener que limpiar y fregar platos al final. ¿No te parece un plan genial?

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad